Diseño 

Cómo es la nueva tendencia en el diseño de oficinas

La física urbana es el nuevo campo que usan los arquitectos y diseñadores en el momento de diseñar espacios de trabajo. Claves para entender este cambio.

En el momento de planear un espacio, arquitectos y diseñadores se alimentan de múltiples conocimientos. La física urbana es un nuevo campo de estudio en el que confluyen la física y el urbanismo. Cobra poco a poco más estrellato y es usada para examinar las peculiaridades de las grandes ciudades desde modelos que estudian su dificultad en el campo social, espacial, de infraestructura y medioambiental.

Esta nueva disciplina, que aplica los conocimientos y las herramientas de la física, una parte de la analogía entre las urbes y los materiales complejos para entender los fenómenos urbanos, planteando una metodología que se fundamenta en extraer la información estadística más esencial de una enorme urbe para efectuar un modelo por computadora con la mayor cantidad de detalles posibles.

Agregar estos conceptos al diseño de oficinas resulta muy beneficioso: “Al aplicar los principios básicos que plantea la física urbana para entender los ambientes de trabajo, se consigue información valiosa que identifica los usos y costumbres de los equipos. Esto, indudablemente, puede asistir a optimar el espacio conforme a la experiencia y necesidades de los cooperadores, incrementando su bienestar, compromiso y productividad”, explica el Arquitecto técnico Alejandro Mariani, Gerente General de Contract Workplaces, empresa regional de diseño de oficinas corporativas, planificacion de espacios de trabajo y construcción de espacios de trabajo.

La sociometría de los ambientes de trabajo cumple en este sentido un rol clave, en tanto que emplea el conjunto de herramientas tradicionales, como encuestas, observación directa y entrevistas, con el agregado de desarrollos tecnológicos (como por servirnos de un ejemplo el sociómetro, un dispositivo electrónico portable, capaz de medir interactúes frente a frente, consiguiendo patrones de comportamiento individuales y colectivos automáticamente desde señales sociales inconscientes) que recogen y procesan datos, dejando reconocer patrones y conseguir un extenso panorama sobre la manera en que se realiza el trabajo, las estructuras de relación social y los procesos en las organizaciones.

La información lograda de estas herramientas se combina con otras fuentes y lanza un panorama completo de de qué forma se realiza el trabajo y de qué manera se emplean los espacios. Es esencial poner foco a los vínculos sociales en las compañías, puesto que el fin es crear un sistema que contenga al equipo de trabajo, encontrando valor en la relación entre colegas.cómo decorar una oficina moderna

La oficina pensada como un centro urbano
Debido a las nuevas formas de trabajo, la oficina usual es remplazada por espacios más horizontales, activos y conectados para promover la innovación y la cooperación y al tiempo facilitar y respaldar el trabajo de concentración individual.

El desarrollo de tendencias como el trabajo a distancia, en equipo y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal demanda a las compañías a desarrollar espacios más flexibles que puedan contestar a unas necesidades en incesantes cambios. El término de oficina está migrando cara un modelo flexible y activo que da una pluralidad de opciones orientadas a facilitar el encuentro y la cooperación entre las personas.

Este escenario ha dado sitio a una forma nueva de meditar el espacio de trabajo: la oficina como metáfora de la urbe. De esta manera, la oficina se organiza en “vecindarios” donde, tal y como ocurre en las grandes urbes, se pueden localizar áreas destinadas a actividades sosegadas y a experiencias grupales, patios, terrazas, cafés y destinos más sociales.

Estos nuevos modelos de oficina se identifican por el grado de autonomía que tienen los cooperadores y un layout en donde los espacios están explícitamente diseñados para respaldar cada labor.

Es esencial que el espacio deje que las personas puedan moverse de forma fácil conforme sus necesidades y que además de esto sea capaz a los cambios que se efectúan conforme la evolución del negocio. Un caso de esto es la reducción de las salas de juntas, puesto que los encuentros acostumbran a ser más cortos y con menos cantidad de gente. Por otra parte, la cafetería está tomando poco a poco más estrellato por el hecho de que sirve como campo comunitario, de asamblea, de socialización, y al tiempo como un espacio de trabajo individual. En este sitio no deben faltar asientos de diferentes tipos (puffs, banquetas, sillas, sillas, etcétera), soporte técnico conveniente y suficiente sitio para el desempeño de distintas actividades en simultáneo.

La metáfora urbana, basada en las peculiaridades de empleo que presentan las urbes, empezó a ser parte del lenguaje del diseño de espacios de trabajo, tomando como ejes ideales la permeabilidad, la diversidad, las experiencias sobrepuestas y el sentido de comunidad, entre otros muchos, dejando además de esto que cada metro cuadrado se utilice de forma intensiva, creativa y eficaz. “Partir de estos conceptos y ponerlos en práctica en el momento de diseñar un espacio de trabajo, se refleja en la creación de redes entre colegas, mayor cooperación y también innovación, en un entorno flexible que se amolda a la experiencia y las necesidades de los cooperadores, y que aumentan su bienestar, compromiso y productividad”, resume el directivo.

Related posts

Leave a Comment