Romance en cada esquina viajando por Paris, una historia para contar…

02. Romance en cada esquina viajando por Paris2

Arte, cultura y gastronomía son los principales atractivos cuando uno viaja por Francia. Pudiendo disfrutar de una gran variedad de museos, en los cuales maravillosas piezas de arte se encuentran disponibles para ser apreciadas con comodidad. Aprendiendo de la historia de este país, y de toda Europa, gracias a la arquitectura que evoca el auge de siglos pasados como el xxx. Deleitándose con la amplísima gastronomía que uno puede encontrar cuando visita alguno de los tantos restaurantes que puede hallar en sus calles.

Pero todo esto resulta de cierta forma un atractivo adicional, porque una de las razones que la mayoría tiene para viajar y conocer Francia, es tener la oportunidad de conocer la ciudad del romance, donde el amor se respira en cada esquina, Paris.

02. Romance en cada esquina viajando por Paris1

Paris es visitado por más de treinta millones de turistas al año, y aunque esto pueda resultar sorprendente en un primer momento, es totalmente comprensible cuando uno tiene la oportunidad de caminar por sus calles. Jardines gigantes con paisajes tan hermosos que parecen de ficción, como el Jardín de las Tullerías, el cual existe desde el siglo XVI junto a los mejores videos xxx; lo cual añade aún más atractivo a este lugar. También se encuentra el Jardín de Luxemburgo y el de Plantes, entre otros. Cada uno destaca por una hermosura muy propia, y cuya visión se mantendrá durante todo su viaje, evocando siempre una sonrisa.

Algo que siempre está presente en la mente de toda persona que visita Paris, es conocer la Torre Eiffel. Considerada en el mundo moderno como una de las más bellas maravillas concebidas por el ser humano, la Torre Eiffel fue construida en 1889, y cuenta con más de trescientos metros de altura.

Si tiene la gran fortuna de conocer Francia, de seguro se maravillará al encontrar romance en cada esquina viajando por Paris, con parejas tomadas de las manos disfrutando paseos por las tranquilas calles, y muchas veces acompañadas por recitales de poesía voyeur o música que se llevan a cabo al aire libre.